Tras 40 años de servicio generoso y comprometido, Alicia se despidió del Colegio

Después de haber trabajo con gran esmero y dedicación para el bienestar de nuestros Colegio y sus asociados, Alicia Herrero se despidió de esta casa para gozar del beneficio de la jubilación. Para agasajarla, sus compañeros de la administración y la comisión directiva compartieron con ella una emotiva cena.

Difícilmente, alguna de las tantas personas que fueron parte de manera directa o indirecta de la historia del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Corrientes en las últimas 4 décadas, desconozca la inigualable misión que desempeñó Alicia Herrero, la Administradora de esta institución. El compromiso, la tenacidad y el celoso cuidado con el que llevó adelante la administración la ponen en un lugar de privilegio en las páginas que relatan la vida de esta casa.

Con estas líneas queremos destacar su loable tarea. Contarle a ella, y a los demás, que su huella será imborrable en la historia institucional por haber actuado tan lealmente a los intereses del Colegio y de sus asociados, por haber promovido innumerables mejoras y avances para los colegiados, y por sobre todo, por su destacable cualidad servicial.

Alicia comenzó a trabajar en el Colegio el 3 de marzo de 1976, un año social y políticamente difícil para toda la Argentina. Para ese entonces, el organismo no contaba con sede propia. “No teníamos ni teléfono. Sólo una silla y una mesa”, recuerda Alicia.

“Cuando comencé a trabajar en el Colegio, no conocía nada más que la terminal de Ómnibus, el Banco Hipotecario y la confitería Panambí. Recuerdo que un día tuve que llevar unos papeles a la obra social de Bancarios, por San Juan entre Julio y Pellegrini. Como no conocía la ciudad, di tantas vueltas que recién después de tres horas logré entregar el pedido”, cuenta entre risas.

Ingresó como secretaria y a los pocos meses fue designada gerente (Administradora general), cargo que ocupó hasta finalizar sus trámites jubilatorios. Fue partícipe activa de los proyectos de adquisición de las casas propias. La primera se concretó en  1979, con la compra de un edificio en Belgrano 2086, que luego de un arduo trabajo de remodelación se inauguró en 1980.

“Tiempo después, Cooperativa Farmacéutica comienza a tener serios problemas económicos por lo que el Colegio decide comprarles una parte de su edificio –la sede actual- y luego, la casa contigua”, añadió.

Alicia tenía 25 años cuando empezó a trabajar en el Colegio y una energía que movilizaba todo. Supo sobrepasar las dificultades del camino y adaptarse a las situaciones particulares de cada época,  siempre anteponiendo el deseo de aportar al sostenimiento y crecimiento del Colegio. Recuerda que tras su ingreso, trabajó unos 8 meses sin percibir salario debido a la deficiente situación financiera de aquel momento. “Todo lo hacía con ganas y con compromiso. Asumí esta función como una misión propia. Esta se convirtió en mi segunda casa. Disfrute tanto este trabajo, y lo sigo haciendo. La tarea es vertiginosa todos los días. No podemos parar, es apasionante”, expresa, y luego agrega: “Éramos tan pocos en ese entonces. Recuerdo que en noviembre de 1976 tuve a mi primer compañero, un retirado del Ejército, Don Jacinto Gamarra. Luego llegué a tener ocho empleados a mi cargo, hombres en su mayoría”.

Oriunda de Intendente Alvear, provincia de La Pampa, llegó a Corrientes un tiempo antes de incorporarse al Colegio, acompañando a su hermano farmacéutico que compró una Farmacia en Saladas. “Trabajaba en la Farmacia y también en una Escribanía, hasta que él se entera que el Colegio había quedada sin secretaria y me propone. El presidente, Isaac Plotkin, aceptó y comencé a trabajar de inmediato”.

Sobre aquellos años, añora: “Se trabajaba mucho, todo era de manera manual, pero se trabajaba muy bien. No era el ritmo de ahora. PAMI, por ejemplo, se había creado en 1968. Todo era nuevo y las únicas obras sociales con las que trabajábamos,  a parte de esa, eran la de los Bancarios, Osplad y Ferroviarios. Ioscor no existía. Ahora, tenemos más de 50 obras sociales”.

La entrevista remueve recuerdos en Alicia, se emociona al repasar tantos años de trabajo intenso y fructífero. “No teníamos nada, nada, un escritorio y una silla era todo. Ni siquiera teníamos un turbo para el verano (sonríe), ni teléfono, recuerdo que ocupábamos el de Cooperativa Farmacéutica. Pero todo fue una vorágine siempre, no parábamos un segundo y así, somos hoy lo que somos”, expresa.

Entre los momentos más destacable que guarda en su memoria está la inauguración del edificio actual, obra que la tuvo como promotora y partícipe activa, y que abrió sus puertas en 1986. “Era tan necesario para todos el poder estar más cerca de los bancos, de las obras sociales, así que nos pusimos a trabajar en la construcción de esta casa. Debo reconocer que siempre, a lo largo de estos años de trabajo, conté con el apoyo incondicional de los directivos. Eso fue fundamental para mi desempeño, así como todo lo que pude aprender de Hernán Lancell que fue vicepresidente, secretario y secretario técnico”, relata.

También recuerda sobre los duros momentos del Colegio: “Económicamente, hemos pasado momentos muy difíciles, teniendo en cuenta que nuestra principal Obra Social es PAMI y que en la época  de la presidencia de Carlos Menem –con Carlos Alderte en PAMI- dejaron de pagar, debiendo de abril a agosto de 1996, y con pagos con reducción de deuda en 1999 con bonos de la deuda externa, lo cuales se vendieron al 77 por ciento, y el Colegio pagó a las farmacias el 80 por ciento”.

Alicia no tuvo hijos, pues su familia –expresa- es este querido Colegio. Satisfecha con la tarea cumplida y a sabiendas de que sus energías y capacidad operativa ya no son las de antes, decidió dar un paso al costado y retirarse. Fueron casi 40 años de trabajo fecundo, meticuloso, comprometido.

Estas líneas no logran dimensionar el profundo agradecimiento que la institución tiene, y tendrá siempre, para con ella. Intentan ser apenas un reconocimiento a semejante labor.

Querida Alicia, gracias por estos gloriosos años de trabajo, de crecimiento sostenido, de luchas incansables. Tu fortaleza fue una de las grandes protagonistas de esta historia, de nuestra historia. Jamás lo olvidaremos.IMG-20160620-WA0016 IMG-20160620-WA0015 IMG-20160620-WA0014 IMG-20160620-WA0012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *